Revista de la Sociedad de Medicina Interna
          de Buenos Aires

 Moxifloxacina

MOXIFLOXACINA es una 8 metoxifluoroquinolona con amplio espectro de acción contra cocos Gram positivos, Enterobacterias, anaerobios, gérmenes atípicos y Mycobacterias. 


Actividad antimicrobiana

MOXIFLOXACINA es activo contra microorganismos Gram positivos in vitro y en infecciones causadas por Staphylococcus aureus y epidermidis (cepas susceptibles), Streptococcus pneumoniae (cepas sensibles y/o resistentes a la Penicilina), Enterobacterias, Haemophylus influenzae y Moraxella Catarrhalis (inclusive cepas productoras de ß lactamasa), microorganismos atípicos como Chlamydia pneumoniae y psittaci, Mycoplasma pneumoniae y Legionella sp. Posee también actividad contra Mycobacterium tuberculosis, inclusive en cepas resistentes a las drogas de primera línea. 


Mecanismo de acción

A diferencia de otras quinolonas, ejerce su acción por inhibición en dos sitios, la ADN girasa y la Topoisomerasa IV. La primera convierte la espiral del ADN en una forma superhelicoidal negativa para preparar la separación del filamento. La Topoisomerasa IV separa los círculos ligados que resultan de la duplicación del cromosoma bacteriano. 


Farmacocinética

Moxifloxacina tiene una absorción rápida y casi completa en el tracto gastrointestinal, alcanzando concentraciones plasmáticas máximas entre 0,5 a 4 horas después de su administración oral. Tiene una biodisponibilidad oral del 90%. Su vida media de 12 horas permite su dosificación cada 24 horas. Su absorción no se ve alterada con las comidas. Su unión a proteínas del 58-60%. 
La distribución es más alta en muchos tejidos que en el suero, particularmente en mucosa bronquial, parénquima pulmonar, mucosa sinusal. Alrededor del 50% es metabolizado a conjugados siendo recuperada un 20% en orina y un 25% en heces. No inhibe al sistema citocromo P450. No requiere un ajuste en pacientes con un clearance menor a 30 mL/min.